El alquiler gana terreno a la propiedad

El arrendamiento de casas aporta una rentabilidad que ya no consiguen otro tipo de inversiones

Extracto del artículo de Piedad Oregui, el 31 Enero 2015, en el diario El Pais

En España, un 77,7% de las viviendas principales están en propiedad y un 15,4% en régimen de alquiler. En 2001, este último porcentaje era incluso inferior: un 84,5% del parque nacional estaba en propiedad y tan solo el 9,6%, en alquiler.

Ha sido en estos últimos años —el 77,7% en propiedad se corresponde con el ejercicio 2013, según los datos publicados hace unos días por el Banco de España— cuando se ha acelerado este cambio de rumbo.

El por qué el alquiler está comiendo terreno a la propiedad hay que buscarlo en la caída de los salarios, el aumento de la movilidad geográfica, las dificultades para conseguir financiación hipotecaria, o el acercamiento al comportamiento europeo. Pero también en la mayor rentabilidad que está ofreciendo la vivienda en alquiler y la reducción de los rendimientos de otras inversiones alternativas en los últimos años, según Fernando Encinar, jefe de estudios del portal inmobiliario idealista.com.

Los expertos del sector comparten la idea de que la balanza empieza a inclinarse por el lado del arrendamiento. La vivienda en alquiler en España ofreció en 2014 una rentabilidad bruta del 5,3% de media. Un año antes, según datos del portal inmobiliario, su rendimiento era del 4,7%. El dato es relevante, sobre todo si se compara con los beneficios obtenidos por otros activos financieros el pasado año: los bonos del Estado a 10 años, un 1,4% y la Bolsa española (Ibex 35), un 3,7%. Por su parte, los depósitos bancarios han ido recortando su rentabilidad: desde el 2,7% que generaban en 2012 al 1,6% en 2013 y al 0,7% de media al cierre de noviembre de 2014, según los últimos datos oficiales del Banco de España.

El rendimiento bruto por alquilar una casa alcanza el 7,2% en capitales como Lleida, el 5,9% en Las Palmas de Gran Canaria, el 5,7% en Huesca o Huelva, el 5,1% en Madrid, el 4,7% en Barcelona o incluso otras más discretas como el 3,7% de San Sebastián, el 3,5% de A Coruña o el 3,3% de Ourense. Estas cuantías son entre 2,5 y hasta cinco veces más rentables que colocar el dinero en deuda pública a largo plazo. Y es entre cinco y diez veces más beneficioso que hacerlo en depósitos bancarios. Este régimen de tenencia ha escalado desde el 9,6% de 2001  hasta el 15,4% actual.

El rendimiento es del 7,2% en Lleida, el 5,1% en Madrid y el 4,7% en Barcelona

 

Artículo completo en: http://economia.elpais.com/economia/2015/01/30/vivienda/1422615764_688004.html

 

Comments are closed.